Hace ya un tiempo estuve en una conferencia realizada por la Universidad de los Andes y particularmente el GECTI (Grupo de Estudios en Internet Comercio electrónico, Telecomunicaciones e Informática) sobre la intimidad y tratamiento de datos personales de los niños, niñas y adolescentes; la temática muy interesante y los ponentes grandes personalidades en el ámbito de la protección de datos y estudiosos de las problemáticas de protección de la niñez y la adolescencia.

Dentro de todo lo que se habló surgieron bastantes interrogantes frente al derecho a la intimidad de los menores y desde mi posición como padre de familia me entró la preocupación de hasta donde el “cumplir y velar por la protección de nuestros hijos” puede llegar a ser tomado legalmente como una “injerencia arbitraria” – termino usado por uno de los expositores – y a la cual NO existe ningún motivo, ni familiar, ni personal para invadir la privacidad e intimidad de nuestros hijos – suena ético y moralmente entendible – nadie puede violar esa intimidad que es un derecho absoluto de toda persona y mas aún tratándose de niños, niñas y adolescentes; pero aquí surge mi preocupación.

En mis post – al igual que en mis charlas y talleres – luego de hablar de las principales consideraciones en la seguridad y protección de nuestros hijos, tales como el dialogo, el acompañamiento, la orientación, el fortalecimiento de valores, la educación,etc.,   pues claramente los padres piden otro tipo de ayudas “extra” en situaciones un poco mas complejas en las cuales los padres no pueden estar todo el tiempo con sus hijos o los espacios de familia se han perdido (cosa bastante grave y que requiere de otro tipo de soluciones). Específicamente se refieren al apoyo de la tecnología para poder tener una mayor “protección” de sus hijos en la red.

Obviamente mi función es orientar y dar a conocer estas posibles ayudas, aclarando que son “ayudas” que pueden en algún momento ser muy útiles. Dentro de estas herramientas encontramos los “sistemas de control parental” y son los que permiten a los padres estar pendientes de las actividades de sus hijos en línea, al igual que restringir sitios. Sí, me imagino que mas de un lector, y en especial si es joven o no es papá, estará pegado al techo. ¿Como así que “estar pendientes de las actividades en línea”?…en otras palabras ¿es lo mismo que espiar?

Pues si, básicamente esto es lo que hace un control parental, determinar los sitios de navegación, historial de búsquedas, palabras, etc. Como se ve el tema es muy complejo de abordar y cada uno lo analizará desde su óptica, como papá o mamá, como hijo, como docente, o como estudioso de la seguridad y los peligros de la red – el cual es mi caso – y a lo cual quiero reflexionar.

En primer lugar, como explicaba arriba, el cumplir con nuestros deberes como padres EXIGE el compromiso de acompañar y orientar a nuestros hijos siempre y en todo momento, y mas aún si son menores de edad (recordemos que para la ley existen dos edades: antes de los 14 y después hasta los 18 y en otros casos es antes de los 12 y después -adolescentes -). Este acompañamiento y orientación se fundamenta y sustenta en el dialogo, la confianza, la estructuración concertada de normas (dependiendo de la edad, pues un chico de mas de 14 -es una apreciación personal – ya puede ser parte de la construcción de estas reglas), el respeto, la tolerancia y en pocas palabras, el compartir con nuestros hijos, conociendo sus gustos, intereses y preocupaciones y siendo buen ejemplo para ellos; estos principios familiares, creo yo que son el pilar fundamental a la hora de llevar una sana convivencia familiar en la protección de nuestros hijos.

Ahora, esto es la familia ideal, la cual estoy seguro aún existe o por lo menos se bosqueja una que otra por ahí tratando de serlo; me niego a aceptar y ver  (tal vez me acuso de miope o ciego) a la familia como un sitio de guerra y control de poderes – como bien lo dejó claro uno de los expositores de la conferencia de la que les hablo – porque sería así un panorama muy desalentador.

Pero bueno, no quiero discutir aquí esas visiones apocalípticas y percepciones de los “estudiosos y letrados” en estos “apasionantes temas”. Quiero, en un segundo punto, dirigirme al papá del común, a la mamá que esta en su oficina preocupada por sus hijos, a los padres que después de una de mis charlas salen pensativos frente a la “carreta” que les echo cuando les hablo de cyberbullying, acoso sexual a menores, robo de identidad, suplantación, captura de fotos, de la Web Cam, acceso a contenidos inadecuados, sextorsión, redes de trafico de menores, red oculta, pornografía infantil, vulnerabilidad de los menores y la facilidad de manipularlos y engañarlos…y algunas “cosillas” mas. A estos padres van mis consejos:

- Creo que está bastante claro que lo primero que tiene y debe hacerse es hablar con los hijos, concertar, dialogar con ellos sobre los riesgos y amenazas que existen en la red y nuestra preocupación por asegurarles una sana y segura vida digital – al igual que en la vida real. Por lo tanto es tarea de los padres conocer y comprender todos estos riesgos que existen para así poder orientar adecuadamente a los hijos.

- Fortalecer los valores; si! esos que usamos en la vida real pero a la hora de conectarnos muchas veces los olvidamos. Hablo del respeto, la tolerancia, la honestidad y la responsabilidad. Es bueno trabajar esto en familia.

- La confianza es el punto al cual debemos llegar padres-hijos-padres y creo que si en nuestra vida familiar los puntos anteriores son parte del diario vivir, pues tenemos ganado un buen terreno para estar mas tranquilos.

- Fortalecer el mejor antivirus y sistema de seguridad que existe: nosotros mismos;  a la vez que somos la principal falla de seguridad también podemos ser la mejor defensa ante las diferentes amenazas. Para esto es necesario hablar con los hijos acerca de no creer tan fácilmente en lo que encontramos en Internet, no dar confianza a desconocidos, no responder ni reenviar cadenas, no dar clics en enlaces extraños, etc. En posteriores artículos profundizare en este tema, tal vez uno de los mas importantes frente a seguridad, y que se denomina Ingeniería Social.

- Ahora, esto no significa que no podamos recurrir a algunas ayudas extra en algunos casos. Un antivirus nos ayuda a proteger nuestros equipos de software potencialmente dañino ya que esto puede llegar de cualquier lado, no necesariamente conectándome a sitios extraños, o descargando archivos desconocidos; hoy día descargamos software dañino sin darnos cuenta a través de páginas reconocidas, de unidades USB del trabajo, estudio, en fin; a lo que voy es que siempre hay amenazas que se nos pueden filtrar sin quererlo. Igual sucede con nuestros chicos, son tan o mas vulnerables que nosotros a ser engañados e inducidos a situaciones riesgosas. Con este principio es que empresas de renombre como Microsoft o Norton han desarrollado programas de control parental, que buscan ser una “ayuda” para los padres. Estos programas permiten bloquear y restringir sitios que pueden ser perjudiciales como explique en mi anterior post “Contenidos Inadecuados en la Red”; esto es creo yo una grandiosa ayuda. Pero recalco, el asunto va mas alla, porque nuestros hijos pueden navegar en los computadores o smartphones de sus amigos, en un café internte, etc. y no creo que allí existan estos controles.

Sin embargo, el punto álgido es lo invasivo de estos programas a la hora de la privacidad e intimidad de los menores; y es que obviamente son programas invasivos ya que nos permiten saber que hace un hijo en la red. Dar una apreciación que aclare este punto pienso que no es posible sin herir susceptibilidades y ademas sería muy subjetiva y pretenciosa de mi parte;  simplemente me gustaría decir que yo como papá tengo el deber y derecho de hacer lo que mejor “crea” y convenga para garantizar el desarrollo integral de mis hijos, PERO sin pasar por encima de ellos. Si tengo una niña de 10 años desde mi punto de vista aún esta muy pequeña para poder decidir por ella misma y pues es mi obligación estar pendiente de ella y creo que un software así seria importante. Si son mayores pues es necesario hablar con ellos y explicarles nuestras preocupaciones, llegar a acuerdos, y si se va a instalar un programa así SIEMPRE decírselos, tratar de convencerlos del apoyo que no solo nos darían como padres sino a ellos también al bloquearles cosas que quizás no tengan intensiones de ver; es mas, también nos protegería a nosotros mismos de no entrar a sitios algo peligrosos y prohibidos no ?

Como ven el asunto no es fácil, pero soy un convencido que el dialogar con ellos y explicarles todas estas cosas es algo muy saludable para la sana convivencia familiar. A veces el asunto no es solo de confianza, ya que como en mi caso (conocer tantos riegos de seguridad ) confío plenamente en mis hijos pero conozco lo que pueden ser capaces de hacer los demás, y eso asusta un poco, por lo que un poco de ayuda extra no sobra.

Finalmente quiero decir algo: por un lado a los jóvenes que tal vez lean esto,  que nosotros como papás todo lo que hacemos, lo hacemos porque nos preocupamos y queremos garantizarles las mejores condiciones de seguridad para que vivan una vida digital en paz y tranquilidad y que a veces pecamos de sobreprotección, pues si, aún nos falta entender que no estaremos siempre con ustedes y es necesario dejarlos aprender por si mismos, y como cualquier ser humano, no siempre tenemos la razón. Y a los padres de familia; hablen con sus hijos, no hagan cosas a sus espaldas por que eso atenta contra la confianza y una vez perdida es muy complicado recuperarla; dialoguen con ellos para que puedan llegar a acuerdos que promuevan el bien común de la familia, si son bien chicos de igual manera explíquenles las medias que se van a tomar, para que ellos entiendan el por que de estas y se sientan parte de las decisiones familiares y esto ayuda mucho a establecer unos mejores lazos de unión, participación y confianza.

Por cierto, hay algunas formas de saltarse los controles parentales, y algunos chicos las saben, pero esto será tema de otro artículo. Buenas tardes

redes
Canal de youtube Pinterest Instagram

kaspersky